Nuestros teléfonos

5547 8490 :: 5541 1484

Infeccion de Transmisión Sexual: Vaginitis

Los cambios en las secreciones son una señal de infección vaginal y el término que se usa al referirse a una infección vaginal es vaginitis, la causa más común son los hongos, las bacterias, la trichomoniasis, la gonorrea y la chlamidia.

Este padecimiento afecta a mujeres de todas las edades tanto a las sexualmente activas como a las que no lo son.

Si bien las secreciones vaginales o flujo son normales, es necesario tomar precauciones cuando estas parecen ser diferentes, o sea cuando:

  • No tiene olor o tiene un olor ligeramente salado.
  • Aumenta en cantidad o se vuelve “fibrosa” (como la clara de huevo) a mediados del ciclo menstrual, cuando se está ovulando.

Recomendaciones:

  • El uso de ropa interior de algodón, permite que se absorba la humedad y que el aire circule.
  • Baño diario con el lavado del área externa de la vagina, con jabón suave, después se enjuaga y se seca.
  • No se recomiendan las toallas sanitarias con olor o desodorantes vaginales, ya que acaban con la flora vaginal que protege el área.

Signos y síntomas:

  • Olor vaginal desagradable
  • Picor vaginal
  • Ardor vaginal
  • Dolor o irritación al orinar o al tener relaciones sexuales
  • Secreción de color y consistencia diferentes a los normales

¿Qué hago si sospecho que padezco vaginitis?

Lo primero es acudir con el médico, ya que cada infección es diferente y requiere de un tratamiento particular; en ocasiones se puede tener más de un tipo de infección vaginal al mismo tiempo.

¿Son recomendables los lavados vaginales?

Este tipo de procedimientos pueden causar infecciones mayores al alterar el equilibrio normal de la vagina.

¿Cómo detecto una infección vaginal?

  • Por flujos anormales
  • Picazón
  • Cultivo cervicovaginal
  • A través de la prueba del Papanicolaou, aunque es más específica para detectar la presencia de cambios en las células del cérvix que pueden originar cáncer cervicouterino

¿Cómo prevengo una infección vaginal?

La mejor manera de prevenir este padecimiento es seguir estrictas medidas de higiene, recordando que puede ser recurrente y presentarse más de una vez en la vida.

  • Mantener el área vaginal limpia y seca.
  • Lavar la parte externa de la vagina todos los días con jabón suave, enjuagar y secar bien.
  • No usar jabón perfumado, baños de burbujas o espumosos, tampones.
  • Aromatizantes, talcos vaginales o desodorantes vaginales en aerosol, solo irritan la vagina y causan infecciones.
  • Si hay irritación, no usar papel higiénico aromatizado, espermicidas o jabones fuertes.
  • No usar ropa ajustada o húmeda, porque atrapa la humedad e irrita la vagina.
  • No usar ropa ajustada por periodos prolongados.
  • Usar ropa interior de algodón.
  • Evitar el nylon y la licra.
  • Usar siempre condones de látex.